domingo, 24 de julho de 2016

LA VERGOÑA ESPAÑOLISTA Y D’ESPAÑA.


 
Cadavé está más craru, bien estenu pa todos, que l’españolismu ye un cuentu que sirve.

L’españolismu solo sirve pa los intereses anticatalanistas, antivascos… ye decir escontra todos que quieren decidir, facer democracia, la “autodeterminación”.

Contra ellos, solo tienen odiu, rancor, mala baba, furia, ensinrazón nin pensamientu, son fascismu. Son los paramilitares del poder militar, políticu y económicu.

Nun saben más que leriar, y leriar mentiras sobre una “historia” inventada, de que yeran España de siempre.

Porque nun pescudan, que pasa colos saharauis, qu’entovía tiene el carnét azul de identidá española, que deixaron aburruanos, ensin defendelos del enemigu invasor (Marruecos)

Non, d’eso nun quieren enrecordalo y amentalu minimamente.
Prefieren enrebuyase na bandeira bermeya y mariella, y rodillase ante Marruecos, Estaos Unios y Alemania

EL PUEBRU SAHARAUI NECESITA XUSTICIA, NON CARIDÁ.


Yá llevan muchos años, dende los años 70, abandonaos y exiliaos nel desiertu por un llau, y pol outru, torturaos y encarcelaos.

Todu a causa del réxime marroquí, una monarquía mui amiga del rei Borbón y los gobernantes del Estau español.

El Estau español cumo descendientes del fascismu franquista, también repiñador de la sua antigua provincia del Sahara, sigue sobrizando al poder marroquí pa seguir apapizando al puebru saharaui, qu’está viviendo na miseria, a pesar de las suas riquezas naturales.

Mientras, los puebros españoles nun esbraban al gobiernu pa que reconozca la autodeterminación del puebru saharaui.

Lo más que se fá, ye caridá, y está cumo si fuera un gandaya de “personalidades”, ensin contar las inxusticias que sufren, con tola responsabilidá del gobiernu español.
 



 
 
 

domingo, 10 de julho de 2016

FÁBULA D'ESOPO: L’AIGLA Y LA RAPOSA.




Una áigla y una raposa que yeran mui amigas, decidieron vivir arrequedaos, cola ideya de que eso afirmar la sua amistá.
L’aigla escoyiú un árbol mui altu, pa poner ellí los sou güevos, mientras que la raposa queidóu a los sous fiyos baxu un agabanzal.
Un día que la raposa saliú a apañar dalguna presa, l’aigla qu’estaba famélica, rebincóu sobre’l agabanzal, apañóu los raposicos, y entuences ella y la niada degustaron de un buen banquete.
Regresóu la raposa con muchu dolor, de nun poder vengase pola muerte de los sous pequeños ¿Cúmo podría ella, ensin poder volar, atacar a unu que vuela? Tuvo qu’atoledase col consuelu de los débiles: maldecir dende llonxe.
Pero nun pasóu muchu tiempo pa que l’aigla pagara la sua traición.
L’aigla atopóu nel campu unos pastores matando una cabra, y aporvechóu pa garrar unos bofes enroxaos, y atropalos nel sou nial.
Vinu una bufarreira, un buen airón que fizu que las payas chiscaran, y asina también los gaviluchos, que nun sabían nin revolaciase, polo que se cayeron al suelu.
Entuences, la raposa llampuriú tolos gaviluchos ante los ueyos de la sua madri.

Nunca traiciones la amistá franca, pos si lo faces, tarde ou cedo, del cielu llegará l’acurruñus.

L'AGRICULTURA ECOLÓXICA Vs AGRICULTURA INDUSTRIAL




Hai estudios que dicen que la gran productividá que ofrez l’agricultura industrial d’anguañu ye a causa principalmente, de que la materia seca que tien el productu hortícola, ye menor qu’el de la horticultura ecolóxica, yá que la primeira usa abonos minerales. Estos precisan de mucha más augua pa poder ser absorbída pola tierra, y por ende a las raíces de la pranta.
Estas raíces absorben con más rapidez y en más cantidá los abonos químicos disueltos en agua, qu’el istiercu.
Por eso, los productos son mayores y más grandes, más con menor contenidu en vitaminas, minerales, sabores, etc. Muchu menor que na agricultura ecolóxica.
Na eficiencia enerxética, tien mucha menor la agricultura industrial que la ecolóxica, yá que pa producir cualisquier alimentu necesita más gastu enerxéticu tantu nel mesmu riegu, cumo no que se cuida qu’apaña las industrias pa fabricar estos abonos minerales y velenos.
Craru, lo buenu que tien l’agricultura industrial ye que se puedé tener una producción especializada nuna tierra, pos una tierra de gran cabida puede sembrase en monocultivu, colo que produce más usando menos tiempo de fuerza de trabayu, con una maquinaria más moderna y rápida, ensin emplegar ni un zachu, pa desyerbar.
Lo que pasa cola ecolóxica ye que al esperriar abonos químicos nin ponzoñas, supone que tien que controlar tolos maletos, los yerbos, los bichos y apañar una tierra fértil buscando la diversidá, policultivu y la rotación de siembras, colo que una finca nun puede ser sembrada masivamente con una sola especie, de las comerciales-industriales, que son de gran tamañu y .
A mayores, l’agricultura ecolóxica tien preferencia polas especies tradicionales non polas comerciales de la industria, yá qu’están más aprigueradas, por siglos y siglos d’escoya de campusinu a campusinu, pa aguantar y defendese, y non tantu cumo las comerciales de industria que son de más tamañu, y que necesitan de más químicos, que venden y producen las mesmas empresas. Por eso, la agricultura ecolóxica ye entre outras razones una producción más cara, relativamente.
Nel tema de la diversidá económica, yá na URSS, drento del sou sistema d’economía planificada y socialista, vióse que yera preciso fomentala, pos la excesiva especialización económica y agrícola yera peligrosa.
Craramente, sábese pouco de la cuestión, mas si depués de toda una política basada na especialización y na agroindustria drento de los koljos y sovjos, escomenzaron apercatase de que la demasiada especialización facía esbaratar al sistema y a la subsistencia.
Una mala senara nuna amplia zona, Estau…, que podría asoceder, afectaría a las demás partes del país, padeciendo muchas calamidaes por falta de alimentu. A mayores d’esto, quiciás se coscaron de que la tierra si nun se renueva cola rotación de cultivos, la tierra pierde fertilidá y fía más y más fertilizantes, y ponzoñas pa defendese de plagas y maletos.
Cuentan que la tierra ye cumo drogadictos, cuando s’endrogan la primeira vé, trabayan más y meyor que naide, son los más productivos, pero si esto, repítese, la tierra pórtase cumo drogadictos, pa producir lo mesmu, solicita más y más droga.
Cuido que la perda de diversidá biolóxica agrícola y ganaderu fui dalgu que vieron en grave dañu, pos cola escusa de tener especies más productivas, basadas na “ciencia”, difamaba lo “tradicional” cumo lo “vieyu”, a trasfulgar.
Mas la ciencia debe servir pa conocer el mediu nel que vivimos, y depués con esto, facer aplicaciones práticas, pa comprobar la teoría y los sous usos.

LA ABSTENCIÓN, YE ACHIPERRE CONTRA LA REVOLUCIÓN.



Pos, está craru que l’abstención puede ser esi pequeñu mediu que nos puede uñir pal lluchar pola revolución. Sinon polo menos, por unas llibertaes sociales que nos sobrice nesi sentíu.

Esti sentíu debe ser emburriau a traviés de medios cumo la abstención, qu’atrope xixas populares pola democracia, nun no qu’estamos.

De los nuevos y de los vieyos, yá se véi, bien estenu que nada importante se puede aguardar d’ellos, siqu’asi desilusión, abandonu y traición.