sexta-feira, 16 de dezembro de 2016

LA HISTORIA SOCIAL NUNCA MÁS CONTADA.




Cuando falan y escreben sobre Alfonso IX del Llión, cumo propulsor del primer parlamentarismu n’Europa, onde nestas Cortes estaban representaos tolos estamentos sociales, amuestra que necesitaba recursos económicos pa seguir cola expansión conquistadora de la Corona. Mas debe facenos pescudar que seguramente las crases populares, especialmente de la ciudá tenían xixa, poder d’influencia, con una presión social de los crases urbanas, industriales –gremiales- y financieras, que ficieron qu’el rei tuviera que pedir conseyu y abrir unas Cortes.
Rialmente, ye mui difícil atopar lliteratura histórica de las sociedades de cada tiempo, y menos tovía, los conflictos sociales entre las diferientes crases sociales, cola sua estratificación y muchas veces, parez que la famosa reconquista, atafayóse d’un xeitu unidireccional d’unas monarquías “cristianas” escontra l’imperiu “musulman”, cuando efectivamente, nun hubo grandes batallas en xeneral, sinon pequeñas conquistas feudales, muchas griescas de sucesión entre familias pola corona, muchas batumberas entre monarquías, noblezas, obispos del norte, y nestas, las monarquías del sur, uñiase con unos ou con outros, según los intereses del momentu, lo que tácticamente se cuidaba cumo meyor, cumo tamién pedía sobrizu al exterior de la península en momentos d’amenazara d’existencia.
Todu esto ye complicau, pero cuentan la historia cumo si fuera un cuentu de mil y una noches, mas inda, ye peor enantes del feudalismu, na antigüedá, que casi nun se cuenta nada de los puebros prerromanos, y falan del imperiu romanu, cumo si fuera una marcha trunfal pola península, y la romanización cumo dalgo d’un día pa outro, ensin tantiar cumo yera’l sistema productivu, los propietarios de los medios de producción, las relaciones de producción, la especulación financiea de los metales, y la importancia de los intereses económicos de la minería de metales preciosos pa espurrir la conquista, y cumo la propia invasión sobrizaba a la economía del imperiu, gracias al arapiñamientu.

Los centros de sabiduría frente a los centros de mitoloxía.




Meter la mitoloxía relixosa drento de los centros d’enseñu, lo que fá, ye ofender a la ciencia, dispreciala y asomeyala al mundu de los cuentos, de las lliendas y la fantasía. Que gustan muchu, cumo non, a mi encántame la mitoloxía, pero drento de la lliteratura ou cumo historia de la relixones, culturas del mundo, pero de nengún xeitu, debía haber una disciplina académica qu’estéi a l’altura de la conocencia.

Pos la conocencia deber tener sou llugar, y los mitos el sou.

Porque la ciencia nun tien porque ser centro de nenguna risión, por tener ñemigos cumo vecinos.

Y siempre hai que repetir, ¡RELIXÓN FUERA DE LAS ESCUELAS!
Mientras que los mayestros tienen qu’opositar, y estudiar pa apañar l’emplegu, los mayestros de relixón, simpremente deben ser llambeculos ou tener mui buenas migas de los curas pa que puedan tener un trabayu asegurau y estable, todu pagau al nuesu escote social.

SI VIENEN A REZAR A LA MIA ESCUELA, DIREMOS A PESCUDAR A LA TUA ILESIA.
 

LA MUYER RURAL, UNA ESPECIE N’EXTINCIÓN.




Si dalguien esculóu enantes que naide fui la muyer rural, qu’a falta d’otras oportunidades llaborales qu’el campu, cumo muyer d’un campusinu, marchaba amampada a la ciudá pa servir principalmente.
Pos si nel mediu rural, el home facíase campusinu, y yera considerau cumo tal, las muyer  nun le queidaba outra que ser la muyer de…(del home)…, polo que nun escotaba la seguridá social, nin yera considerada productora. Entovía más apachacada pola ideoloxía patriarcal de los curas.
Pero, la rialidá ye qu’atafalla en tolas xeiras caseras y fuera d’ella, asistiendo al ganau y siqu’asi tamién en tolos llabores de tempurada de las tierras.
Pa esfungase d’estas condiciones, nun tenían más soluciones que casase con dalguien de fuera, de la ciudá, afuyendo del campu, ou ascapar a servir ou estudiar más que los homes.