sexta-feira, 24 de fevereiro de 2017

EL NACIONALISMU ESCONTRA'L FACISMU.





Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao, un antifascista, ye unu de los rasgos más importantes que tien, pos siempre plantia qu’el nuesu mayor ñemigu ye’l facismu.

La uñidá de tolas las fuerzas republicanas, nacionalistas fui la sua mayor contribución a la causa pola democracia y la llibertá.

El anque nun estuviera a favor de las ideyas del marxismu, siéntose cercanu a él, pos via que yera una teoría parámetros y ferramientas de trabayu ideolóxicu bien útiles y necesarios pa definir nación, identidá, y concretalu especialmente nel casu gallegu.

Este xeitu de pescudar tan organizau, faise una llectura de SEMPRE EN GALIZA gayola y entreteníu.

Ante todu, quiero honrar a CASTELAO, pola sua  griesca pola llibertá, siendo consecuente con ella hasta l’exiliu, siempre respetosu colos outros puebros de “Hespaña”, con tolas suas culturas, tradiciones y historia.

Pos tenía craru, que si non s’amaba las llinguas y culturas dende l’Estau, este nun podría tener futuru, nunca sería queríu pola pobración, pos la uniformización y aculturización será furada.

Nun estaremos d’alcuerdo los sous análisis históricos, económicos y culturales que fá de Galiza, pero quiso fundamentar d’una maneira razonada lo que ye un sentimientu de querer al sou puebru, a la tierra  y a las crases populares trabayadoras. D’esto, tenemos muchu que deprender los zamoranos.

Salú Castelao, la tua xeira está con nós, pa siempre. Nun t’esqueicemos, pos la cultura gallega ye parte de nós.


LA IMPRECISIÓN DE LA DEFINICIÓN





La verdá ye qu’el deprendemiento de la realidá tanto social cumo de la naturaleza, ye sumamente difícil, y más ye’l describilu, ensin cayer en categorías imprecisas, por eso, veyu tan importante la llei de la dialéctica, nun solo cumo aquellos elementos que definen el mundo, sinon también de los elementos que definen la conocencia, a traviés de la crítica y la autocrítica.
Anque realmente ye bien difícil facelo, pos tenemos tendencia a escuchar a nuestros pensamientu y dispreciar y desarredase de lo nuesu.
La llei de la uñidá de los escontrarios, parez de meigas, cumo un imán anque s’escache en más y más cachos, siempre va mantener los dous polos, esto pasa tamién na sociedá.

quinta-feira, 23 de fevereiro de 2017

L'IDEALISMU ESTÁ AGAÑAU, MAS NUN LA ENDIÑA





Anque parez que los idealismos están nun richabo polas sapiencias científicas y tecnolóxicas, consagrándose a la cuestión “depués del espiche”, mas sucede que debido a la inorancia social de los guipamientos científicos ou de cúmo furrula la tecnoloxía, y de la sua influencia na presencia y cultura humana, fá qu’haiga personas que sigan pescudando maxicamente la realidá y los procesos.

La enrebelación idealista sigue desenrollándose muchu, plantiando que nun hai materia, que todu ye enerxía, qu’esta enerxía se tresforma nun cousa ou outra. Estos cuidos macean, anque s’apalpen y puedan pescudase oxetivamente la materia.

Todu esto sigue mui extendíu, más de lo qu’un cuida.

Ye bien estenu, qu’esta ideoloxía ye necesaría pa poder fundamentar la creyencia de qu’anque se fiñeza, cumo semos enerxía, nun se puede esfungar, simplemente, múdase n’outra cousa, n’outro ente.

EL MATERIALISMU NUNCA FIÑECE





El materialismu nunca murriú n’Europa, está vistu que las élites que avasallaron nel feudalismu, esqueicieronla de la cultura clásica, y apañaron solo l’idealismu clerical, que totalizaba cualquier conocencia del mundu, la naturaleza y l’universu, todu en función a los rebelos de Dious, la ciencia estaba al sou serviciu. Pero pouco a pouco, fui cultivándose la ciencia espatalejándose del visionarismu. Mui aspacín.

Pero la realidá de las crases populares, nunca esqueicieron, a traviés de cuentos, tradición popular, amostraban que la realidá yera apazpañable y desaparau de los aberruntamientos, anque a falta d’estudios, y mucho analfabetismu, las conocencias del universu, nun podían ser mui afondas.

Las necesidades económicas del puebru facían ver y sentir nas suas propias chichas, que nun daban de comer los cuidos.

Eso nun quita que nun se cayese momentaneamente nel idealismu, especialmente nos fechizos pa cudiar y pa depués de la fin. Y más, con tola represión cultural y política del Estau que s’efectuaba sobre la pobración, con tola señarda que enviscaba.

LA MUERTE YE UN CUENTU.



Quiciás la MUERTE, cumo FIN nun s’atopa, simplemente que na dualidá diaria y contradicción antagónica nel furrulamientu  del nuesu cuerpu que va mudando a la par que trescurre’l tiempu, hai células qu’esfungan y son, ou eliminadas ou recicladas, mientras outras ocupan el sou llugar, naciendo. Empago’l tiempo influye na materia,  y esta, envede restaurase rápidamente, tarda y tarda cadavé más, polo que la corrupción sigue continuando al golpe, hasta que nun queida vida humana. Entuences, outras vidas que se diban defendiendo, animales principalmente, aporvechan el cuerpo humanu pa criar y desendolcar vida propia.
Arrematando, la muerte ye un cuentu.
Pero qué pasa col espíritu, eso si que puede que trescule ou non, yá qu’el nuesu espíritu y los nuesos actos particulares queidan imprimíos na vida de las descendencias d’anguañu y futuras, pal sou estudiu, guipación y evolución, anque ye verdá, que se sabe que muchas veces las conocencias y tecnoloxías nun tienen continuidá nel tiempo, y nadie nun amienta.