sexta-feira, 27 de janeiro de 2017

EL SERANU DE LOS AMIENTOS DE RESISTENCIA





Nesto del esqueizu de la historia está lo que cuenta Juan García nel sou artículu del “Otro País” cuando criticaba que naide nun s’alcordaba de la carda amuelada na transición política y na “democracia” hasta agora.

Quien bien enrecuerda todu aquello, sois los que lo vivís tolos días, ensin facer nenguna forcia, los presos políticos.

Pos el trascuerdo históricu de las resistencias nun ye solo pal 36 y posguerra.

LA RELEA D'ANGUAÑO








Cumo te decía, los habitantes rurales nun fueron siempre regrengos nin pacíficos, tamién retolicaban ante las inxusticias, y desobedecían ante los señores feudales y depués ante los capitalistas, usando’l furtivismu y los revulicios.

El furtivismu yera necesariu pa la vida de los trabayadores rurales, con deficitarios recursos, pos aquello que yeran tierras del común, cumo’l quiñón y las faceiras, podían ser aporvechadas por tolos vecinos, fueron raboniadas pol Estau p’arrecadar recursos financieros contra las guerras, d’ende seguiú hasta los nuesos días.

El casu de Montelarreina, que yera un pagu de Toru, tenía usu comunitariu pa un arrecadamientu privau, dende tiempos inmemoriales, quedóu escrebíu nos documentos medievales, mas col apañu de Mendizabal, fuí apropiau pol exercitu i instalóu un campamentu militar, polo que los vecinos más cuitaos de Toru, queidaron ensin este recursu de sobrizu de subsistencia. Agora, ya lleva años de llabrau, y todu esto está cayendo y arroñandose, ye mucha cabida lo que tien.

Siempre se diz qu’esti procesu auñador fuí más contra los faciendas de la Ilesia, mas rialmente, lo que se privatizóu y arramplóu fueron bienes del común pa tener fondos nas guerras coloniales del SXIX. Agora, cola Llei Montoro cuídase que col trasfulgamientu de las entidades llocales rurales, siga esta mesma rodera, nun momentu d’un Estau n’esnera.

Polo qu’el furtivismu nun yera más que seguir faciendo las mesmas xeiras individuales que s’efectuaban enantes nesos terrenos pero agora añuñau, precipalmente na caza, fuente primordial de chicha pa la familia.   

Ante esto, la restola social yera individual infractora ou llegal, comprando privativamente una parte d’esi comunal, inclusu na provincia de Llión, lo que ficieron yera aconceyase los vecinos de l’aldea, pa mercar esti comunal a escote, pa asina seguir col sou andorma en sociedá.

Los llevantamientos son mui desconocíos, porque craru, la prensa de la época nun querían esperriarlos mucho noticiariamente, pero yeran mui corrientes en iviernu, cuando más penuria había, y crecía’l descontentu, y ante un mínimu baboríu d’una chubída del pan, ou la venta de heredades del señor que llaboriaban los vecinos, entós empatábanse pola tarde ou noche, y atacaban la propiedá d’esti, pidiendo xusticia, por un acceso asequible al recursu que se perdía.

La Opinión de Zamora sacóu a escomienzos del Siglu XX, la crónica d’una zaragata en Tábara en Xañeiru, porque corría la marmuración de que’l Marqués quería vender las suas tierras, que llaboriaban los vecinos, a outro interesau folasteru, envede a ellos, y acabóu chiscándose la casa del señor.

La outra manifestación rural, fuí más bien aparente, cumo yera’l bandolerismu, que se mitificóu muchas veces, cumo la retruca rural más importante, cercanu a los deseyos de los campusinos ante’l abusu del autorismu.

La verdá ye que los Robin Hood s’atopan en tolas lliendas de las aldeas, conoz el casu d’un bandidu de Sayago que se llamaba’l “Mozo”, porque se fízu lladrón de bien rapá, dicen que prometiú a sou padre que mangaría, pero nunca mataría, y parez que lo compriú siempre.

De veras que’l bandolerismu nun arramaba nada ou mui poucu a los cuitaos, y la violencia física sangrienta yera abondo praticada.

Ye chocante enrecordar la vida de Luis Candelas, el de la copla, que pasóu por Zamora, según diz la historia. Yera todu un festajeiru, que apañaba a las muyeres ricas de Madrid, y tenía una doble vida.

Nas ciudades, l’atufo social asomeyábase mucho a esto, a cumo decía Engels, la relea, y asina sigue más o menos agora, pero ye verdá que nun ye nin será igual talmente, porque de la historia social dalgo queida, anque l’esqueizu prende fácilmente, y más cuando lo fomenta’l sistema, pero la xeira organizativa y analista del partíu obreiru que trabaya col materialismu históricu y dialécticu, suelta borras y un furmientu que yeldará.

quinta-feira, 26 de janeiro de 2017

PESCUDAR CONTRA LO UNIVERSAL





Nel día a día, ye fácil deixase llevar por las particularidades, pos cumo se ve, cumo lo más urxente, lo más visible y cercanu, dase mucha importancia a esto, y cuesta muchu parase a reflexonar sobre la funda de la rialidá social y económica. Seguramente’l salto más importante que fizu las crases trabayadoras fuí criación del partíu obreiru, cumo ferramienta unificadora, ordenadora y concienciadora de las griescas específicas cumo dalgo esparramau, integral y inclusu mundial, con causas primarias materiales, nun como si fuera dalgo folasteru y providencial. Eso ye, una organización con una rayizada cultura materialista dialéctica, que la desendolque costantemente, apañando como armas, el vocabulariu del materialismu dialécticu, colos que interpretar y definir la humanidá.
Si dalgo se perdió enantes que nada, esi fuí el llinguaxe, yá que na zaragata escontra´l capitalismu, aburrunose las palabras, los vocablos y las definiciones del materialismu dialécticu i históricu cola catrapuesta de ser cercanu a los obreiros, amostrándose menos “dimonios” y más comunicativos, emplegando la terminoloxía de los monopolistas y las sous alparamentos de propaganda, colos que nun interesa nin asiste a los trabayadores, sinon a los monopolistas pa tresmitir la sua visión del mundu y la necesidá de la economía de mercau.

CUMO TRUNFAR POR MEDIU DE LA FÉ.




La fé na esperanza, y/ou esta ilusión que da la ideoloxía del sistema, ye un arma de mieu, sumamente poderosa, porque fá dividir socialmente, y retrasar cualisquier posible llevantamientu ou funga social. Pa mi, y pa muchos, el modelu más importante y chocante ye la participación y entrada masiva de trabayadores rurales y campusinos drento de las filas de la “Guardia Civil”, aquellos más tiraos y margullaos nel cabozu de la sociedá, buscaban y buscan una salida llaboral nas fuerzas represivas.
L’outro día, escuchando la radio, sobre los rezungos y la desobediencia rural amostraba una foto bien llonxe de lo que siempre se cuida que ye’l mundu rural cumo lo pinta Delibes nos Santos Inocentes.
Seguramente la mayoría yera así, pero siempre hubo restolamientu frente al apapizamientu del poder, lo que sucediú ye que siempre, a falta de prensa social, con una vías de tresporte bien escasas, este solía ser mui llocalizau, y nun s’espurría, polo que los intelectuales fabricaron facilmente los tópicos la sumisión campusina.
Estas mormias sociales amás de ser mui lliendadas n’espaciu y tiempo, tamién plantiaban solo cuestiones economicistas, polo que toda griesca queidaba trancada d’outra, pos se lluchaba escontra autoridades mui particulares, ensin pescudar qu’esos problemas yeran asomeyaos a los de outros vecinos. Todu esto pasaba, mas cola prensa desendolcándose más y más aniscau, a lo que se uñiú’l poder de las ciudades, col sou poder centralizador cadavé más fuerte y unificador, provoca que los obreiros, la naciente crase actuara menos espontáneamente y más tamién organizada, hasta llegar al sou cumbre, los partíos obreiros.