terça-feira, 2 de agosto de 2016

AGRICULTOR, NIN DIOUS



Pa muchos parecerá un cuentu, y mas cuando estamos en plena senara, que s’amuestra buena.

Pero agora ye cuando más se puede odiar esti oficiu, pos cuando debería ser felicidá, por a pesar de tantos meses aguardando a esti momento, onde se vé’l frutu de la xeira, el tiempo, toda esta aventura. Llega’l mercau, y arroña los precios.

La especulación extractivista de los monopolios económicos col sobrizu del Estau, sigue presionando más y más, qu’el pagu del resultau de tanta xeira, nun sirva más que pa maldecir la tierra que nos pariú, y acábese diciendo:

Agricultor, nun debería ser nin Dious.

Naide debería producir, a ver que pasaba, a ver de qué se comía.