sábado, 16 de abril de 2016

. EL NECESARIU MONOLITU AMENTANDO A LOS REPRESALIAOS DEL FRANQUISMU.



Pasan los meses, pasan los años, y seguimos ensin tener un monolitu, un monumentu que nos faga enrecordar qu'esto que sofrimos, nun ye una democracia, pos seguimos teniendo muertos nas caleyas, nas cunetas, nos cimiterios esqueicíos.

Y los sous torturadores, y asesinos siguen ensin pagar, con avenidas y ruas a los sous nomes, y continuamente siguen recebiendo honores cumo grandes personalidades, que nadie quier quitar definitivamente. 

NEL MEDIU RURAL, ASINA APAÑAN LA BASURA SELECTIVAMENTE Y LOS VOLUMINOSOS



Poucu hai que dicir, estí cartelu diz todu.

Ye dicir, nun arrecadan nada.


Este ye l’interés de las alministraciones en dar un serviciu a la pobración pa nun tirar cualquier residuu, en cualquier llugar.

quarta-feira, 13 de abril de 2016

PA CUÁNDO EMBULIGAMOS AL CAPITAL





Ser optimista, ye mui difícil.
Quicias dalgunos teneis esi optimismu por naturaleza, criau a fuerza de dedicale tiempu y xixa a la política revolucionaria.
Resulta mui difícil ver signos definitorios de que las crases populares y trabayadoras estén concienciándose tan rápidamente nuna griesca política revolucionaria, anque seya antifascista y s’estéi formando nas caleyas.
A mayores, esto ye lo que siento y apercatu nun solo equí, sinon también nas ciudades grandes y na prensa, nun solo oficial, que sería de dudar, sinon también nas non oficiales.
Seguru qu’hai más rezungu social, agora que ha unos diez años, respectu al sistema, pero esti ánimo social queida en baldre y en continuas clamuras, drento de la casa, la familia, ou na cantina, nun busca la práctica, porque esta está amurniada, atristayada, desagrada e individualista, na que la actuación social y organizada nun sirve, sinon lo que se fa ye evitar que la crisis l’afectéi lo menos posibre, y que las políticas antisociales seya individualmente lo menos duras pa si mesmu.
Estenamente, dende que pasóu lo del 15M, hubu un salto cuantitativu en númaru de demandas y lluchas pa enfrentase los recortes antisociales, pero estos ciscos nun s’amuestran cumo rialmente nos centros de trabayu, por ende unu nun pica, puede perder l’emplegu temporal qu’unu tien, y queidase ensin nada. Y esto manifiesta cumo rialmente está habiendo respingos sociales nel mundo del trabayu, cuando se véi que puede perder l’emplegu de todas, todas, ye dicir, cuando esa empresa va afuyir y se va finiquitar, y ye fácil que pierdan todos, pero si nun ye asina, lo que se busca ye que cada unu, busca la salida individual menos dura, que le sobrice apriguerarse pal paru ou si ye meyor la prexubilación (anque yá esto, está mui llindau pa unos poucos, cadavé más escasos, después de tantas
“reconversiones”).
Nun hai conciencia suficiente, que cualitativamente ye esencia, que los trabayadores ocupen la empresa y se fagan amos efectivos d’ella, síganla faciendo productiva, que sería la única forma en que se puede contrarrestar la política de cierres patronales que tienen, pues está viendo que nun necesitan producir más equí, el mercau está saturau, y prefieren treslladalo, ou despedir a xente pa tener solo a los emplegado más dócile, que tienen menos antigüedá y más baratos, ou deciden subcontratar a outras filiales ou non que tienen gastos llaborales más baratos, etc.

SOBRE L'EMPRENDIMIENTU ( II )





Nos años 20 y 30, nel Estau español, fundáronse dende la Ilesia Católica, los sindicatos obreiros católicos, dependientes talmente de los curas, y más concretamente del cura de la parroquia de turnu, estos “sindicatos”, el mayor interés y obxetivu que tenían yera evitar procesos revolucionarios, cumo estaba pasando na Unión Soviética. Y para eso, lo que tentaban facer yera criar conciencia de propietarios a los obreiros del campu, mediante la donación de parcelas familiares que fueran dadas polos terratenientes de l’aldea. Asina buscaban evitar que se diera un campu de cultivo pa las ideyas comunistas y revolucionarias, y que con sta pequeñas propiedá, que nun les daba talmente de comer, pos seguían necesitando de arrendar la sua fuerza de trabayu a los terratenientes pa poder vivir, facíalos individualistas y apuntiar contra la conciencia de crase proletaria, y abarcar a la de propietariu.

Esto también pasa a los obreiros de la ciudá, qu’entovía ye peor, pola falta de memoria histórica, pos a los obreiros engaluchanse y se deixan endroñar, cuando deixan de pescudar na conciencia de crase y de la griesca de crases, acercándose emocionalmente a los propietarios y capitalistas, cuando tienen un puestu de trabayu “indefinidu”, tienen un pisu, o “meyor inda”, anque esi pisu estéi nel hipotecau, con esto facense diferenciar del restu, los obreiros qu’están nel desemplegu y que están deseyando ser y sentise cumo los outros.

A cerca d’esto, na asignatura de estructura sociaeconómica, el maestru esperpejaba que las diferencias sociales fundamentales nun yeran las de la propiedá de los medios de producción, sinon que l’antagonía socioeconómica yera entre aquellos que tenían emplegu y aquellos que nun lo tenían, polo que estaban marxinaos del mercau llaboral.

Con tiempu, trataremos más esti tema.