segunda-feira, 29 de fevereiro de 2016

L’AMNISTÍA DEL SIGLU XXI





Agora cuando cadavé, zurcia con más y más xixa’l poder del Estau.
Va viéndose cumo meten cadavé más y más rapaces, mozos, obreros y demás, nas cárceles, ou los arroñan con multas inescotables, por deshonrosas, inxustas y desorbitadas.
Van avantiándose la necesidá de demandar AMNISTÍA, pero nun pa tolos presos y represaliaos políticos sinón pa los que llevan pouco tiempu sufriéndo la represión.
Ye decir, solo pa los que clamaron xusticia y dereichos sociales ante l’azapiatu del poder.
Nun me parez mal que s’empuntie esta campaña, ye necesaria i importante, pero tremou que pueda dividir inda más a los presos políticos y la pobración esqueice a los presos que llevan muchos y muchos años nas cárceles por engaluchar y revolucionar.

sábado, 13 de fevereiro de 2016

LOS RAPACES NUN S'UÑÍAN




La ecoloxía, deixóu pouco a pouco de ser un movimiento de denuncia fuerte, pa dir entrando nos conseyos consultivos de las alministraciones, y deixar la calle pa trabayar cumo oficina de denuncias y reclamaciones alministrativas, nun quier dicir con esto que la naturaleza cercana nun siguiera estando en peligru y siguiera siendo escongriada, non, simplemente, las fuerzas decayeron, y todu s’asentóu, nun hubo relevo interxeneracional.

La falta de relevu interxeneracional nun ye una cousa de ha pouco tiempu, eso lleva muchu tiempu, muchu más de lo que conozo. Seguramente la transición fui unu de los escomienzos d’esti fenómeno, y sus puntos sumos fueron, la chubida del PSOE al gobiernu, y ante todu, la perda del referéndum de la OTAN, a partir d’estos momentos, los “vieyos” más concienciaos siguieron na griesca, outros muchos aburrunaron, los partíos de “esquierdas” ou “comunistas”, si ya venían d’una comeniencia ou un sobrizu escondíu ou abiertu al neofranquismu, los obreiros y los campusinos, nun forciaban parar las “reconversiones”, pero a cambiu pol sou silenciu, llegaban ciertas subvenciones europeas y estatales, meyores ou piores, según el casu. La xente más rapaza nun s’uñían a estas nuevas resistencias na sua gran mayoría, estaba mui desencantada, sicasi, los que yeran más rebeldes, facíanse “anarquistas” ou “llibertarios”, pos craramente, lo de ser comunistas estaba talmente dispreciau debido al ser de PCE y la Unión Soviéticas y alredor, pero, estos yeran anarquistas del posmodernismu pequeñu burgués, pouco ou nada de obrerismu y si de los veganismos, animalismos, y mui poucos d’estos remembraban de la existencia de presos políticos.

Asína yera todu, estábamos bien estenu, nel capitalismu popular, nel que todos podían ser propietarios capitalistas y especular anque estuviéramos en deudas llarguísimas, y sintiérase qu’el despidu baratu y llibre prácticamente yá s’usaba na sua mayor parte, con un cadavé mayor estacionalismu y temporalidá nel emplegu. Peru buenu, cumo yera relativamente fácil atopar outra vacante, nun importaba.
La inseguridá y los accidentes, yeran el mal menor pa al “buen” golpe y apañar una buena productividá.

sexta-feira, 12 de fevereiro de 2016

LA SOCIEDÁ ESPERRIADA





Ye mui difícil nun amargase cuando ves qu’el mundu nun progresa, que los trabayadores aguantan y aguantan, y se parecen muchu y muchu a la rana que se va cuecendo pouco a pouco nel augua más y más embrasilau.
Y más cuando ves, cumo se paróu los movimientos de masas, especialmente cuando apareciú PODEMOS, dende entuences, miran a las instituciones, muchos d’estos están faciendo tolo posible pa apañar un puesticu, y seguramente se dirán chamuscando y escamándose.
Mas, on asína, nas elecciones estatales, los datos relativos a la abstención nun llegóu al 30%. En Cataluña tuvo dalgo más, pero todo mui llonxe del 50% del qu’estabamos enseñaos.
Lo qu’amuestra que muchu “non votu” qu’había, nun yera por rechazu al capitalismu monopolista nin a la monarquía herieda del facismu, que tanto sofrimos.
El réximen tiene mucha llexitimidá social, todo estos años de consumismu, a pesar d’una continua precarización del trabayu y seguridá social, que se basaba en el crédito familiar y subvenciones de la Unión Europea, fizou engaluchar ampliamente a las crases trabayadores.
El puntu sumu, fui casualmente la última especulación, enantes d’esta crisis cuando’l sistema estuvo más sobrizau, con unos sindicatos repudiaos, pero ensín outra alternativa organizativa estena y abordonada na crase obreira.
Los campusinos nunca más se sintieron más empresarios que nunca, con una continua sobreendeudación pa seguir capitalizándose, a pesar de que los precios de los productos yera talmente mandonguiados polos monopolios.
Las fuerzas armadas y policiales estaban nel sou meyor momento de popularidá, la insumisión acabóu en parte cola “mili esbravada”, entuences, causóu la criación de nuevos emplegu na alministración, con una buena colación de funcionariu, nel que poder seguir prosperando más. En todu esto, alfayóu las “misiones humanitarias” que tanto fomentaba l’Estau, onde se ganaba muchu más perras.
Y cuando acabóu la insumisión, nun hubo movimiento de masas suficientemente fuerte y popular pa que le siguiera l’alternativa, nun hubo nenguno qu’apañara tanto sobricu.
Todu esto, fizóu qu’inda piorara más la esperriación de las masas en diferentes causas y angurias, cumo si fueran independientes y desapegadas.

Depués de las elecciones, estamos “desgobernaos”.





Depués de las elecciones, estamos “desgobernaos”.

Sentimos unos andróminos y unos atropallos tremendos, con “tanta incertidumbre”, el país nun furrula por culpa d’esta situación.

Mas la realidá ye que la xente sigue trabayando ou buscandose la vida, y las medidas escontra los trabayadores se siguen aplicando.

Va pouco tiempu, chubieron la cuota de la seguridá social a los autónomos, l’aforru de las pensiones sigue cayendo y semus de los países de la Unión Europea con mayor deuda, detrás de Grecia, Pertual y Chipre.

Las expulsiones de viviendas siguen continuando, los bancos siguen con más beneficios y aumentando las comisiones, faciendo arroñar a muchos a traviés de inversiones bursátiles, fondos de inversiones, etc.

Llama l’atención qu’el ministru provisional d’economía diz que la baxada de las bolsas nun ye efectu d’una posibre nueva crisis sinon d’una regularización del mercau, “desaceleración de la economía”. Está bien estenu, que los gobiernos mudan pero el llinguaxe, non.

A pesar de nun tener gobiernu, pero si Congresu y Senau, el campu, el mediu rural, y la nuesa provincia sigue perdiendo pobración, debido craru está a la mortalidá, una alta mortalidá por tener una pobración enveyecía, colo que también una baxa natalidá, y una costante emigración rapaza, que lo demuestra la cadavé más baxa de pobración activa qu’hai nas estadísticas, pero que ayuda tener un desempleo menor, qu’en datos relativos ye tremendu.
A parte de todo esto, la verdá ye que cuando falan d’aventura, aventura ye tentar prosperar y ganase la vida cumo trabayador no rural.

quarta-feira, 10 de fevereiro de 2016

LA CULTURA LLOBERA PASADA Y ANGUAÑO.





La cultura llobera na provincia de Zamora, rialmente na península fuimos de las poucas zonas onde se preservóu, más concretamente nas comarcas de Alba, Aliste, Carbayeda y Senabria, pero especialmente na Sierra “Sierra de la Culebra”.

La verdá ye que hai cantidá de historias y cultura alredor del llobu, cumo se diz nas dalgunas aldeas.

D’ende, extendíase también los llobos al Nordeste Trasmontano.

Mas esta conservación, también se debiú a que nun se fundó na nuesa provincia un organismo franquista que pagaba por cazar y matar “alimañas”, cumo n’outras provincias.

Pero, outro punto a favor de los llobos, yera l’almiración que sentía por un ñemigu cruel cumo yera l’alipende llobu.

Yeran lluchadores engarraos y con sidia, pero qu’a mayores se resquiciaban mutuamente.

Los homes tremaban, y querían escarducialos, por cerute a ser atacaos, anque, nun había nengúna prueba que lo certificara. Pero, yera un animal fechiceru, qu’había que respetar, pos yera necesariu pa la convivencia humana y natural.

Por eso, también seguramente la caza del llobu nunca masiva, sinon más bien puntual, pos nun se usaban casi garduñeiras. Estas yeran fonadas por tola pobración, pos el monte estaba siempre muy habitau y la xenti vivía d’él. Había mucha medrana, que pudieran atropar a caminantes, y qu’estroncara la caza d’outras especies que si yeran necesarias pa comer. Pos estenamente, estos cepos yeran mui grandes y peligrosas.

Los campusinos, más concretamente los pastores, siempre estuvieron en griesca escontra d’esti, mui llistu y qu’amagaba el sustentu familiar, y mas cuando yeran piaras de poucas oveyas, que con cualquier mínima pérdida, causaba mucho más pesar.

Había diversos medios pa cazar llobos, cumo yeran los cousos, que se facían en sendeiros polos que se sabía que siempre pasaba’l llobu. Estos fueyos estaban tapaos con una puerta rodante o terradura, y en cuantis pisaban, cayían.

Outras veces, usábase una corraliza qu’aporvecha una resgalguina mui empinada y mui aconchegada, que resbalaba’l llobu, y cayía, y nun podía escapar nin pol laderu nin por cima de la parede que la arrodiaba, pos yera mui alta.

Outras veces, yeran los "ojeos", estos yerán más una fiesta que nada, nel que s’arrequedaban los habitantes de varias aldeas y mientras unos facían afuyir a los animales, outran na aspera, disparaba. Y depués de todo esto, a celebralo, meyor si apañaban al llobu. Solía ser pouco eficaz, pos cola rempungina, que s’aprigueraba, con tanto personal, el llobu chorriaba entre la foresta, y nun lo cazaban.

Eso si, las salidas de caza, con menos personas, yera más fácil atropalu.

Asina, cuando se cazaba un llobu, yera toda una gayola, pasiandolu polos alredores, amostrándolu pubricamente, y pidiendo colación a quien lo vía. Yera una procesión en toda regla, y pa que nun cheirase a pochu, después d’unos días muertu, lo que se facía yera abrilu y apañales los bofes, metiendo paya, cosiéndolu posteriormente.

Muchas veces diba’l llobu muertu, pilungau polas patas, mirando p’arriba, nun palancón, llevau entre dous personas, d’un llugar a outro.

Yera rialmente, toda una exorcización d’una figura tremada y odiada.

Había responsos pa atopar la oveya perdida ou cazada, también se construyía muchos corrales de piedra, bien alta pa que nun entrara, ou unas cañizas bien seguras.

El canelu yera y ye fundamental, pos nun solamente guía a las oveyas, eso la facen los de pastoriar, outros dedícanse defender a la peara de cualquier amenazara, estos últimos son los mastines, unos animales grandísimos, fuertes con carlancas nel cuellu, pa que nun pudieran ser mordíos pol llobu, y con unos colores bien rimbombantes, escoyíos pa que las oveyas nun los confundieran col llobu.

segunda-feira, 8 de fevereiro de 2016

LA LLINGUA NA ESTRUCTURA SOCIAL





Ye una pena que muchos de vós, nun veyais la sección de Furmientu na TV8, en Magazine Zamora.

Y por desgracia, nun podais velo repetíu por interné, yá que nun lo ponen na rede.

Pero, simplemente dicivos que la ponencia que fizou Juan Carlos Glez Ferrero, fui mayistral, educativa, concienciadora y con grandes valores morales, éticos y políticos.

Nel sou esperpejamientu, usa medios audiovisuales, con semeyas, tabras y mapas, diú esclariau esquema, senciellu y bien entendible de lo que ye’l llionés.

Escastando esta definición, deixóu estenísimu la diferiencia entre dialectu y llingua, y cumo, y porqué el llionés estaba y está discriminau y dispreciau a traviés de falancias.
Siéntome talmente identificau nos sous razonamientos, en dalgo que yá va tiempu, que yá dicía y veréis escribíu por ende.
En definitiva, el llionés está arredau por cuestiones sociales, de estructura socioeconómica, fundamentalmente porque ye una variedá llingüistica de los “humildes”, por eso nun la consideran llingua, sinon una purrela de dialectu, políticamente.

Espetaste bien camperu, cumo se definía de “Lenguas Europeas” y a los d’África, cumo los “dialectos africanos”.

Asina, plantias ensin arrodiar, qu’el asturllionés nun está abarsau d’afectu social por cuestiones “nacionalistas”, rexonalistas”, castellanistas” ou “españolistas”…

Y esto sigue asina, enantes y agora, porque hai unas razones ideolóxicas son efectos d’una base socioeconómica.
Esta ideoloxía favores a unas llinguas escontra d’outras variedades llingüisticas cumo l’asturllionés.
Pos craramente, los campusinos trasfulgaronse, pero las crases sociales non, y nunca siento, por exemplu, al presidente de la CEOE provincial, nin al presidente de la Cámara de Comerciu provincial, nin al altu cargu del colexu d’abogaos, etc, explicase n’asturllionés.
Y craru, las alministraciones instituciones d’anguañu (l’Estau) nun defienden las variedades llingüisticas de los trabayadores, sinon la llingua qu’usa la burguesía (que ye l’estratu qu’influye más directamente sobre él), colo que, colas ferramientas educativas cumo ye l’escuela, fomentan y fomentaron la vergoña del asturllionés nel puebru.
Un modelu bien aparente y estenu, que se puede oservar, ye’l catalán, cumo siguiú viviendo en “meyores” condiciones qu’el restu, porque yera llingua falada y escrita pola “alta” burguesía, sinon me confundo. Colo que yera una llingua con ciertu rangu.
Y por eso mesmu, ideoloxicamente, nun influyóu nin influye tan duramente modorramente entre las crases populares.
Pos anque digan que non, la sociedá esta dividida en crases sociales con distintos poderes y xixas.