domingo, 29 de setembro de 2013

CARTA DE LUCIO GARCIA BLANCO DESDE LA CÁRCEL DE TOPAS. SALAMANCA. 1/08/2013


 (Esta carta tardó 20 días en llegar a su destino, dentro del Estado español)
Palaçuolo

Topas 1/08/2013

 … Tengo aquí un libro que leí hace tiempo, pero que quiero releer de nuevo, que dice que los EE.UU. se gastaron cuatro trillones de dólares para echa abajo a la URSS utilizando la CIA y, poco a poco, a los elementos revisionistas. Al parecer el plan comenzó en los años 45 y fue revitalizado en los 60. No obstante, aquí hay que tener en cuenta que la causa principal que produce los cambios en todos los procesos, incluido el histórico, es siempre interna y que por lo tanto los verdaderos culpables de la caída de la URSS fueron los revisionistas. Sobre Carrillo, lo principal no es si tuvo o no contacto con la CIA y en qué momento, sino su papel ideológico, político y represivo para atacar y suplantar las ideas y el programa comunista por el revisionismo burgués. Y para ello tuvo que expulsar del Partido muchos comunistas y también asesinar a algunos, entregarlos a la policía, etc. La cuestión es ver el papel que jugó la famosa reconciliación nacional y su patraña de eurocomunismo, para desmontar el Partido y el movimiento obrero.

En uno de los viajes que hice de Herrera a Valdemoro coincidí con un Ucraniano y le tiré de la lengua para que me comentara cosas de su país, de la URSS, Stalin etc. La cuestión es que según me iba contando los supuestos crímenes de Stalin a mi me parecía que no coincidían con su época, le pregunté de qué años hablaba y me dijo que del 56. Le comenté que Stalin se había muerto en el 53 y se quedó sin habla.  Y es que de los crímenes que hicieron en la URSS los terratenientes blanquistas y los revisionistas  contra los comunistas aquí nadie habla. Lo cojonudo es eso que comentas tu “Todo el mundo plantea que lo posterior a Stalin fue una consecución y un seguidismo a lo que hizo él en su época”. Esto es justamente lo que hay que aclarar. Lo que hace Jruchov es precisamente atacar las ideas comunistas que representa Stalin escudándose en la crítica al culto a la personalidad” de este. ¿Qué tiene que ver con el comunismo y con Stalin la idea de que en la URSS ya no hay clases, ni lucha de clases, y que en unos años llegarían al comunismo, etc.? Y en concordancia con eso es como se asienta la burocracia revisionista, que así mismo ya no plantea la lucha política e ideológica, como base para que los currantes desarrollen la mentalidad comunista y participen en la administración y en todas la cuestiones de la construcción del socialismo. En lugar de la motivación ideológica, política y moral, ponen como cuestión principal la motivación meramente económica.

A nivel internacional eso se corresponde con la llamada coexistencia pacífica con el capitalismo, y la idea de que iban a superar a este porque en unos años producirían económicamente mucho más que él, etc. Estas son las ideas fundamentales de la burguesía que suplantan a las de Stalin, tampoco me quiero enrollar mucho porque tengo algo esbozado en la crítica que hice a Marta Haneker, y es posible que lo arregle dentro de un tiempo, y te lo envíe.

Paralelamente a esas ideas revisionistas también corrigen la vía económica hacia el comunismo, debilitando la economía de todo el pueblo (estatal) y fomentando la propiedad cooperativa. En ese sentido, mientras que Stalin señala la importancia de que no se vendan a estas cooperativas (koljoses) la maquinaria con la que labran la tierra sino que les sea alquilada por el Estado; los revisionistas hacen los contrario y van abriendo la vía a la propiedad privada. Bueno, esto es más complejo, pero ya lo iremos comentando. El Partido tiene un libro, que aunque no profundiza mucho porque se hizo en los primero años del derrumbe, si aclara las cosas fundamentales. Creo que se titula “Sobre la construcción de socialismo”, aunque no te lo puedo asegurar. La historia de la URSS yo creo que está escrita por ellos mismos aunque se podría actualizar, pero la cuestión es que hay que hacerlo desde la ideología y la política verdaderamente comunista y, dejando a un lado a nuestro Partido, poca gente lo puede hacer. El libro que tengo yo aquí se titula “Jruschov y la disgregación de la URSS” de Mijail Kilev, cuando lo repase te lo podría pasar una temporada. “La otra mirada sobre Stalin” de Ludo Martens yo no lo he leído, si lo tienes tu por ahí me gustaría que me lo pasases y, si no es así, con tiempo se lo podías pedir a los camaradas de Madrid o Galicia.

En relación con la insumisión que se dio en el País Vasco, no recuerdo quienes eran esos de Kakitza. Allí hicieron mucho ruido los del MC y la LCR aunque  los abertzales también tenían su organización de insumisos pues, si algo les caracteriza, es el aprovechamiento de todos los movimientos. En términos generales estoy de acuerdo con lo que comentas sobre la insumisión.

Lo que se ha puesto al rojo vivo es el panorama internacional en el conflicto sirio. La anunciada intervención de los Yanquis parece derivarse del retroceso en el campo de batalla de los llamados rebeldes. El tema de las armas químicas suena a mera escusa y puro montaje, y por ello ni siquiera vienen guardando las formas ni esperan los informes de los elementos de la ONU que están investigando sobre el terreno. Si no han intervenido ya, es porque no han encontrado el respaldo internacional que esperaban, y es realmente llamativo que hasta los ingleses (sus tradicionales y fieles aliados) les hayan dado la espalda a través de la votación en el Congreso.

El entorno sirio, con todo un rosario de países que apoyan a una u otra parte en la guerra, enviando armas o sobre el terreno, es una zona explosiva que puede desembocar a corto plazo en una guerra de consecuencias imprevisibles. Estamos, por lo tanto, ante un escenario bastante distinto al que se dio años atrás en Irak o Afganistán.

Pero, creo que por encima de esa diferencia en el entorno concreto, destaca el cambio que se ha venido produciendo a nivel internacional en las relaciones entre las grandes potencias imperialistas. El desarrollo de las guerras militares promovidas por los EE.UU. y otros países en distintas zonas del planeta, ha venido modificando el posicionamiento estratégico general que se daba en el mundo con anterioridad, lo que ha alertado a Rusia y China y otros países imperialistas emergentes, que han ido estrechando lazos entre sí e impulsando un frente común cada vez más enfrentado al capitaneado por los EE.UU. Paralelamente, como es evidente, también ha venido proliferando las guerras de carácter económico general y financiero entre ellos en las que se percibe cierto avance del bloque chino-ruso por distintas zonas.

Todo ello ha conllevado una gran carrera de armamentos en la que las grandes potencias han subido considerablemente la parte de su PIB que dedican a la producción de armas. Hace un año, aproximadamente, Putin anunciaba que estaba estructurando toda la economía rusa (imitando a EE.UU.) en función del eje de su industria militar. Y son bien visibles los progresos en el desarrollo y la compra de todo tipo de armas por parte de China y también de las potencias del otro bloque.

Este mayor enconamiento del antagonismo entre los dos grandes bloques es sin duda lo que más se está dejando sentir estos días en el escenario bélico de Siria. El bloque ruso-chino viene oponiéndose frontalmente a todas las iniciativas presentadas en la ONU por EE.UU. e Inglaterra, y es palmario el apoyo de Rusia a las fuerzas gubernamentales de Siria con armas y material logístico. Ha sido significativo que al envío de buques de guerra al mar Mediterráneo por parte de los EEUU, los rusos hayan respondido enviando los suyos inmediatamente.

El clima internacional que se viene dando estos días en torno a la guerra de Siria puede acercándonos progresivamente al escenario de la tercera guerra mundial, por lo que creo que es necesario alertar a las masas populares de ello e impulsar todo tipo de movilizaciones y protestas contra esa guerra.