segunda-feira, 24 de setembro de 2012

Desde La Cárcel de Topas: Lucio García Blanco. 9/9/2012



La cuestión es que hay que entender el carácter que tiene para Marx la definición del proletariado en un sentido puramente económico, por el papel que este juega en la producción como productor de mercancías, pero también en un sentido social y político por su carácter de explotado y asalariado, así como abanderado de la lucha por una nueva sociedad.
Si Marx se centra en la primera visión es para explicar el modo de producción capitalista.
Por todo esto, cabe decir que todo trabajador, que tiene unas condiciones de trabajo y de vida similares a las del proletariado, y que además, asume sus valores, sus principios y sus objetivos de clase, es así mismo un proletario. El propio Marx por sus raíces y su condición de intelectual es un burgués. Sin embargo, la realidad es que asumió el modo de vida proletario, pasó bastante hambre y calamidades, y elaboró y luchó por los objetivos del proletariado, lo que le convirtió en uno de ellos.
El tema es dilucidar en términos generales si el sistema capitalista ha evolucionado hacia una proletarización mayor en general, o en el sentido contrario hacia el desarrollo de la burguesía en sus diversas capas. Aquí también conviene tener en cuenta que no son lo mismo las condiciones de vida de un obrero y un burgués hace un siglo, cuando las fuerzas productivas apenas estaban desarrolladas, que en estos momentos en los que estamos, en la última etapa del capitalismo. Hoy las necesidades básicas de una persona son mayores, incluidas las de cualquier trabajador, pero eso no le aparta de su clase. Claro que si bien es cierto, el que trabaja en fábricas, ha venido disminuyendo, al mismo tiempo se ha venido produciendo una proletarización general, del campesinado y capas de la pequeña y mediana burguesía, disminuyendo el sector fundamental. ¿Cuánta gente controla las 35 principales empresas del IBEX? Unas cuantas familias. Y el sector asalariado cuya inmensa mayoría se puede considerar proletariado ha crecido y se sigue desarrollando. También se puede considerar proletariado, por sus condiciones de vida a los más de un millón de autónomos.
Muchos médicos, profesores de enseñanza, ingenieros etc. que antes tenían un estilo de vida burgués hoy en día están más parejos a los obreros de una fábrica. Mucha gente del sector servicios que antes tenía una forma de trabajo y de vida un tanto especial, hoy trabaja de forma parecida a como se hace en una cadena de una fábrica de coches, como por ejemplo en los Mac Donalds y otras cadenas similares, que cuentan con cientos de miles de trabajadores. Aquí se ha concentrado el número de trabajadores en menos empresas. Practicamente todos los trabajadores son proletarios, aunque no produzcan mercancías.
Con el desarrollo de capitalismo tiende a crecer el sector terciario, aunque los países en los que se está implantando aún, este sector no es muy amplio. Luego hay países como Alemania donde el secundario o la industria tienen un mayor peso que, por ejemplo, en España. En el sector terciario o los servicios no se genera plusvalía, pero se apropia de una parte de la que se genera en los otros sectores. Y ya hay países que se dedican casi por completo al sector servicios o el turismo, absorbiendo parte de la plusvalía de otros países, a través de la gente que les visita. Grecia creo que es uno de ellos.
Por otra parte, también es cierto que el panorama de las fábricas y las empresas en general ha cambiado mucho. En realidad se han dispersado bastante y han reducido el número de obreros, introduciendo divisiones entre fijos y eventuales, entre los que trabajan para la empresa base y las contratas etc., lo que en principio crea cierta competencia y división. Pero esto afecta sobre todo a las reivindicaciones concretas por mejoras de trabajo o económicas, no tiene porque incidir en la conciencia de clase. Luego, los grandes barrios juegan un papel distinto, concentrando a múltiples barrios juegan un papel distinto, concentrando la multitud de trabajadores, y eso es favorable en todos los sentidos.
Los cambios en la estructura capitalista no han hecho desaparecer al proletariado sino que por el contrario han proletarizado a la mayoría de la sociedad. Hoy en día, la riqueza está cada vez más concentrada en menos manos, mientras que se siguen deteriorando las condiciones de vida y de trabajo de la gran mayoría de los trabajadores. Pero una cosa son las condiciones objetivas y las otras subjetivas.
En estas últimas es donde si ha habido un retroceso a nivel mundial de las posiciones proletarias y comunistas, producido en primer lugar por la labor del revisionismo y también por todo el descalabro de muchos  partidos comunistas así como de todo el bloque socialista, lo que ha conllevado así como de todo el descalabro de muchos partidos comunistas así como todo el bloque socialista, lo que ha conllevado a un auge de la contrarrevolución mundial, y cierto avance de la ideología burguesa incluido el fascismo, a la par que una gran confusión y desorganización en el lado del proletariado. Aquí habrá que analizar también los aspectos concretos de cada país; en el nuestro la reforma política, la etapa del dinero barato y la promoción del consumismo.
Pero es evidente que esa etapa ya se viene acabando con el claro resquebrajamiento del capitalismo, debido a su crisis general de agotamiento. Comienza en proceso de nuevo avance de la ideología proletaria o comunista, de reorganización del movimiento obrero y popular y de los partidos comunistas. Claro que como partimos de posiciones muy desfavorables, ese proceso va a ser bastante lento. También es lógico que en estos momento haya cierta confusión ideológica y política. No obstante, ya se ha impuesto la idea de que el capitalismo está agotado y el marxismo viene ganando posiciones.
Se está hablando mucho de que viene un otoño caliente, es probable que sea así y, además, las elecciones de Euskalerría y Galicia, también pueden dejar un panorama complicado para el Estado. En esta última nacionalidad ya se habla de que puede haber una abstención cercana al 50%.

quarta-feira, 5 de setembro de 2012

DESDE LA CARCEL DE ZUERA. ZARAGOZA. Manuel Arango Riego. 26/08/2012



LA IMPUNIDAD DEL TERRORISMO DE ESTADO
Soy Manuel Ramón Arango Riego, de 63 años de edad, natural de Villaseca de Laciana (León) y militante del PCE(r) desde hace cerca de 40 años. He estado en prisión en varias ocasiones, contabilizando varios años encarcelado por mi condición de militante comunista. En la actualidad, hace más de 5 años que me encuentro otra vez en prisión por mis actividades políticas revolucionarias.
El motivo de esta carta es para exponer la siguiente denuncia:
En fechas recientes, José María Gómez Pontón, vecino de Villablino de Laciana, León, periodista y en la actualidad también estudiante de la UNED, fue sometido a diversos actos represivos por parte de algunos integrantes de la “Brigada de Información” de la guardia civil, por el hecho de mantener correspondencia conmigo por motivos periodísticos y por relaciones de paisanaje.
Primero, fue exhaustivamente vigilado en su pueblo, en sus viajes y en la facultad con la que mantiene una relación académica.
Posteriormente, integrantes de esta brigada allanaron, sin orden judicial alguna, el domicilio de Gómez Pontón, a las 3 de la madrugada. Después de registrar su piso, este vecino de Villablino fue retenido, más bien secuestrado por estas fuerzas policiales.
Bajo “un ambiente represivo delirante” – como manifiesta Gómez Pontón – dué intensamente interrogado, amenazado y presionado psicológicamente, intentando incluso este cuerpo policial utilizar burdas y falsas pruebas para tratar de inculparle como “sospechoso de colaboración con organización terrorista”.
Puesto en libertad, Gómez Pontón manifestaba: “al final de los interrogatorios, me doy cuenta de que lo que pretendían era intimidarme, para darme un escarmiento y hacerme entender lo peligroso que es cartearme con una persona encarcelado bajo la acusación de “terrorismo”. También me he enterado de que mi teléfono había sido intervenido sin orden judicial”.
Queda muy claro, por tanto, que como en este caso, el sólo hecho de mantener correspondencia con un preso político (como lo soy yo), conlleva el riesgo de ser sometido a diversas acciones represivas.
Así funciona el terrorismo de Estado, que contabiliza innumerables actos represivos (detenciones, torturas, encarcelamientos, secuestros, desaparecidos y asesinatos políticos), se mantiene a través de leyes especiales propias de los estados de excepción, de tribunales políticos semejantes a los “tribunales de orden público” (TOP) de la época de Franco, de cuerpos policiales y militares de represión política y de medidas penitenciarias dirigidas al exterminio de los presos políticos.
Todo este entramado represivo y la política fascista que le guía, está apoyado por los partidos y sindicatos institucionales, y cuenta también con el respaldo de la propaganda intoxicadora e instigadora de represiones de todos aquellos medios de comunicación puestos al servicio del terrorismo de Estado.
¡HAY QUE DEFENDERSE! En cualquier momento, el terrorismo de Estado (ese engendro represivo del “estado de derecho” ) fascista puede ir a por ti.

Junio 2012





A TODOS LOS MINEROS Y A MI VALLE VERDE Y NEGRO (relato) 
He leído muchas veces en estos últimos 30 años que había llegado el final de la minería del carbón. Han intentado acabar tantas veces con este sector productivo que sólo las luchas de los mineros lo han impedido.
Creo que los mineros del carbón son uno de los últimos exponentes del proletariado clásico, con sus formas de lucha utilizando el dominio del terreno para desarrollar una suerte de lucha de guerrillas, con el despliegue de su legendaria solidaridad y sus llamamientos al empleo de la dinamita y a transformar las huelgas en una lucha contra el poder político existente.
Este año intentan acabar definitivamente con este sector productivo.
Quizás los mineros estén librando la última batalla de las cientas que han venido librando en más de un siglo de existencia.
Los mineros y sus familias llevan resistiendo desde hace meses. Contra ellos, como siempre, se encuentran el estado fascista y sus mercenarios policiales y las mafias de los partidos y sindicatos institucionales. También se están empleando contra los mineros las mentiras y los chantajes, orquestados por esas otras mafias de aquellos medios de comunicación al servicio del estado terrorista.
Apoyando a los mineros en lucha, se encuentra la solidaridad activa de muchos trabajadores de diversas partes del estado, asociaciones democráticas y antifascistas y las organizaciones revolucionarias.
Y yo desde aquí, contribuyendo en la medida de mis posibilidades en la lucha de los mineros: enviando textos de apoyo, denunciando las canalladas del estado y de sus socios de correrías y dibujando la resistencia minera.
Mis ancianos padres, pertenecientes a núcleos familiares con cerca de cien años de tradición minera, me vienen informando de lo que sucede en la minería de León. Unas veces me comentan, jubilosos, que los mineros se han tirado al monte de manera real, y desde allí hostigan a las fuerzas represivas y controlan enclaves importantes. En otras ocasiones, me relatan las penurias de los mineros y que están preparando luchas cada vez más radicales.
En estos momentos, recuerdo mi participación hace bastantes años en las luchas mineras: elaborando octavillas reivindicativas y asistiendo a las reuniones clandestinas en la espesura de los montes.
Vuelvo también a recordar ahora cuando en mi valle se creó una organización clandestina del PCE(r) a través de células y círculos; al mismo tiempoque surgían núcleos del Socorro Rojo, de la organización democrática de estudiantes antifascistas (ODEA) e incluso salieron guerrilleros para los GRAPO.
En nuestra propaganda comunista, han quedado registrados hechos significativos de toda esta actividad revolucionaria, como también han quedado recogidos en aquel extenso testo que, titulado “muxivén”, fue realizado en prisión en los años 80.
Mientras tanto, desde aquí, continuaré llamando a los mineros de todas las partes y a los de mi valle verde y negro a proseguir con la resistencia organizada a toda costa.

Junio de 2012
Prisión de Zuera.
De una amplia colección de relatos cortos.



NOTICIAS DESDE LA CÁRCEL DE ZUERA. ZARAGOZA. Isabel Aparicio Sánchez. 12/08/2012



“Como va esa vida al calor de este veranito asfixiante? Aquí hoy han bajado las temperaturas de golpe; mejor porque dos grados no serían suficientes. ¡Qué manera de sudar por estas tierras! Una que estaba acostumbrada a las tierras altas de Ávila donde el verano se duerme hasta con manta… De aquella hacía poco que me habían operado del ojo izquierdo, todo muy bien, y no me trajeron aquí hasta que no pasé todas las revisiones del postoperatorio y el médico me dio el alta. De no haber sido por esto, tu carta me la hubieran tenido que mandar aquí porque mi traslado a esta cárcel estaba previsto más o menos para cuando el de Manolo (a él lo sacaron de Aranjuez a primero de mayo); en este momento, ni a él ni a mí nos habían clasificado (es el trámite por el que pasa todo preso una vez que hay sentencia firme), pero II.PP. ya se estaba viendo obligada a mandarnos a una misma cárcel para cumplir el auto del Juez de Vigilancia Penitenciaria, dictado a favor de la queja que había presentado Manolo y por el cual nos tenían que dar las comunicaciones vis a vis. Un año nos ha costado que cumplieran sus propias leyes, un año de batallas que ya iba a entrar en la fase de volver a hacer intervenir a los tribunales ante lo que se estaba presentando como un claro delito de prevaricación.
Sé que Manolo ya escribió contando sus condiciones en esta cárcel; yo también lo he hecho, pero resumiendo, es podría decir que estoy en una cárcel en la que sólo hay un módulo de mujeres (¡para toda la Comunidad de Aragón!) La realidad es que en la mayor parte de las cárceles como ésta solo existe un módulo de mujeres y, como ha entrado en II.PP. la fiebre de la modalidad del “respeto”, pues este módulo no iba a ser menos. Eso significa que tienes que firmar una especie de contrato por el que te comprometes a cumplir todas las normas que al Ministerio del Interior (II.PP. depende del Ministerio de la represión) decida para que puedas tener los famosos “beneficios” penitenciarios. El caso es que si en otras cárceles como ésta esa firma es voluntaria, por lo tanto en el mismo módulo coexisten las que firman y las que no, en esta esa firma es obligatoria, lo que no significa que todo el mundo cumpla las “normas”; ¿lógico, no? ¿Cómo se puede pretender obligar a nadie a tener respeto? Eso sin entrar en lo que significa el respeto para un régimen represivo como éste. Bien, pues resumiendo, que a mí me presentaron el famoso papel al día siguiente y deje claro que yo no iba a firmar nada; con todo y con eso volvieron a la “carga” dos semanas después por si me había pensado mejor el tema ante la disyuntiva clara o amenaza encubierta de que, si no firmaba, me largaban de aquí. Y otra vez tuve que decir que no, que no me interesaban sus “beneficios”, que no tenía ningún interés en empezar a caminar por la senda del arrepentimiento; que si hubiera querido hacerlo había tenido la oportunidad en Brieva a lo largo de tres años. Así que ya estoy avisada de que, cuando me vuelvan a clasificar (eso se produce cada 6 meses), igual me mandan para otra cárcel, depende de “Madrid”. Pues claro, como si dependiera de nosotros, nuestro destino carcelario; es más, es que nosotros nunca solicitamos la cárcel de cumplimiento, nos da lo mismo, nuestra reivindicación es que no junten a todos en una o dos cárceles.
Lo dicho, cabe la posibilidad de que me manden a otra cárcel de aquí a unos meses, es difícil que sea a Topas ya que ahí ya está Lucio, y lo que no van a hacer es tener a dos del Colectivo (hombres) en la misma prisión; y es que, donde me manden a mi tienen que llevar también a Manolo –y viceversa-, porque está de por medio ese auto judicial que tienen que cumplir quieran o no quieran. Cuando me llevaron de Topas a Soto para el juicio y pensando que, como tenía pendiente allí las pruebas médicas, me regresarían a esa cárcel, te puse en la lista de comunicaciones como amigo, y te tenía autorizado, pero visto lo visto, te he tenido a sacar. De todas formas, ya tenéis ahí a Lucio que, por cierto, no sé si ya le habrán solucionado el problema de las gafas, un problema no pequeño ese de no ver, le entiendo perfectamente porque, a lo tonto, yo lo he tenido padeciendo durante dos años y no se lo deseo a nadie, mucho menos a un camarada.
Como Manolo sólo coincido en las comunicaciones, donde le tienen a él las actividades fuera de módulo son muy restringidas. De todas formas, ya es un avance, después de 5 años sin vernos, o sin estar juntos, el poder tener el mes dos comunicaciones por locutorios y dos vis a vis, que te aseguro que aprovechamos a tope.
Como veis, esta carta va de carcelario. En cuanto a lo de mi biografía, te voy a contar algo. Resulta que ya la hice en su día, pero se perdió por lo que fuera. Que la tengo que volver a hacer… vale, con tranquilidad, que por eso el Partido no va a dejar de existir, y eso es lo importante.
Cuidaros mucho, y SALUD Y RESISTENCIA.

NOTICIAS DESDE LA CÁRCEL DE HERRERA DE LA MANCHA. XAIME SIMÓN QUINTELA. 26/08/2012



“… Me urgía escribirte ya que he estado 15 días casi sin pillar carta, pues toda vez que me enteré que el preso político vasco enfermo terminal de cárcel Iosu Uribetxebarria se puso en huelga de hambre, reivindicando su libertad, me puse en huelga de hambre en solidaridad con él. No llegué a estar 10 días en huelga de hambre, pero qué duda cabe de que estas experiencias te dejan “hecho polvo”.