terça-feira, 27 de fevereiro de 2018

ABRAZOS A VALTONIC



Compañeiru, harmanu, nun nos debemos esqueicer que la tua llucha seya inutil.
Xente cumo tu, cumo tantos outros que cola sua palabra enrecuerdan a todos que la inxusticia nun puede ser amalletada, atumbiada polas mentiras de la prensa monopolista y facista.
Las llibertades nun se ruegan, apáñanse con sacrificiu, tol sacrificiu que sofren los presos políticos que fueron y están aislaos, encarcelaos, y muchos outros que fueron muertos na griesca, que dieron la sua vida material y temporal pa nun ver la revolución, el socialismu y la democracia obreira, mas l’aberruntaron pa qu’outras nuevas xeneraciones l’atroparan.
Tolos qu’escrebimos regular ou mal, tenemos contigu miedu, ante los verdugos que patian caprichosamente pola Moncloa, la Zarzuela, mientras esfrutan de la opresión y el mandonguíu.

EL FRACASU DEL CAPITALISMU INDUSTRIAL.


Hai dalgu estenu, qu’onde vivimos, la revolución industrial fuí un fracasu.
La concentración de capitales queidaron en ciudades mui allonxadas a la provincia de Zamora. La industria que ye la que tiraba del desendolque del capitalismu, concentróse en zonas cumo Cataluña, Pais Vascu y Madrí, precipalmente nas primeiras.
Muchu más tarde, ye cuando llegóu la industria a las comunidades autónomas cumo Galicia, Castiella y Llión y Asturias, y en llugares mui concretos, cumo Vigo, Valladolí y Avilés, y bien entraos nel sieglu XX.
Todu esto fizóu que la despobración de las tierras llionesas fuera catastróficu y profundizóu indas que la industria artesana ou manufacturera esfungara y el sector primariu tresformárase nuna agroindustria capitalista, con esplotaciones intensivas, que nun cudia del mediu ambiente nin del bienestar social.
Asina, nos queidamos con unas aldeyas esqueicidas que solo interesan pa ser apañadas a los intereses monopolistas, cumo’l AVE, producción elétrica, minería, lu que se llama
Hai dalgu estenu, qu’onde vivimos, la revolución industrial fuí un fracasu.
La concentración de capitales queidaron en ciudades mui allonxadas a la provincia de Zamora. La industria que ye la que tiraba del desendolque del capitalismu, concentróse en zonas cumo Cataluña, Pais Vascu y Madrí, precipalmente nas primeiras.
Muchu más tarde, ye cuando llegóu la industria a las comunidades autónomas cumo Galicia, Castiella y Llión y Asturias, y en llugares mui concretos, cumo Vigo, Valladolí y Avilés, y bien entraos nel sieglu XX.
Todu esto fizóu que la despobración de las tierras llionesas fuera catastróficu y profundizóu indas que la industria artesana ou manufacturera esfungara y el sector primariu tresformárase nuna agroindustria capitalista, con esplotaciones intensivas, que nun cudia del mediu ambiente nin del bienestar social.
Asina, nos queidamos con unas aldeyas esqueicidas que solo interesan pa ser apañadas a los intereses monopolistas, cumo’l AVE, producción elétrica, minería, lu que se llama extractivismu, y que nun cria emplegu nin pal presente, nin pal futuru.
Rialmente, este capitalismu nin el reximé quiso nin quier invertir en industria nin una agricultura estensiva que criara emplegu nel campu pa que menguara los efectos de la emigración contra las ciudades.
Asina siguimos, amampaos.
extractivismu, y que nun cria emplegu nin pal presente, nin pal futuru.
Rialmente, este capitalismu nin el reximé quiso nin quier invertir en industria nin una agricultura estensiva que criara emplegu nel campu pa que menguara los efectos de la emigración contra las ciudades.
Asina siguimos, amampaos.

terça-feira, 13 de fevereiro de 2018

LA HESTORIA NEL CINE SOCIAL

Ken Loach sabe mui contar y cumo contar, con hestorias bien simples pero cercanas a los problemas sociales, la ideoloxía dominante, y la dialética.

Pero también, trata de temas nun tan sociales, sinon hestóricas y nacionales, como en “El vientu qu’acucha la cebada”, que describe la llucha social y guerrillera de los irlandeses escontra los británicos a escomienzos del S.XX, pa independizase.

Nesta griesca, plantian dudas esistenciales y éticas na llucha violenta, cumo’l casu del fusilamientu d’un amigu de l’aldea colaboracionista de los británicos pa conseguir un favor del terrateniente, a lo que se plantía que mui importante, ou muchu tien que valir esta llucha, pa tener que matar a un amigu, qu’amás yera menor d’edá.

Cuando apañan la independencia d’aquel xeitu, nun de tola isla, muéstrase outro problema, que siempre estuvo ellí, pero que s’entoñaba pola cuestión nacional, cumo ye la cuestión social, la desigualdá, y nun extremu fatal, la fame.

Por todu esto, una parte de la guerrilla, nun suelta las armas, y sigue escontra los sous propios compatriotas, que queidan nas fuerzas armadas, policiales del nuevu Estau irlandés, pa buscar el caminu al socialismu, cumo plantiaba James Connolly, cumo lu mentaban nun discursu socialista irlandés:

“Si mañana esperriais al exércitu inglés y llevantáis la bandeira verde sobre’ll Castiellu de Dublín, a menos qu’emprendáis l’organización de una república socialista, todos los vuesas xixas serán en vanu.

Hai muchísimas escenas, muchísimas caraterizaciones nel sou cine, de la rutina, de momentos importantes, y d’estratos obreiros cumo inmigrantes, ferroviarios, subproletariau, maltratu a menores, alcoholismu, drogas…

LA RELIXÓN NEL CINE SOCIAL

 

Nun ye la primeira vé que critica al catolicismu, cumo una relixón mui retrógrada, reaccionaria, intolerante y zarria, mandonguiadora de las vidas ayenas y conciencia de la crase obreira.

Criticando a la relixón, hai una película mui dura, que se llama “Lloviendo piedras”, si non me confundo, nella, trátase de cumo una familia obreira, tien a la sua fia n’edá de facer la primeira comunión, mas s’alcuentran ensin perras pa celebralu a todu lu altu, anda nel paru, busca trabayos y nun los atopa, y a pesar de qu’el sou cuñau, un sindicalista, tenta convencele que todu esto de la relixón ye cuentu, el nun fa casu, y pide un préstamu arroñoso a un prestamista del barriu, colo qu’escomienza apriguerar la fiesta, pero llega’l momentu nel qu’el prestamista le pide las perras, y el nun las tien, ye acosau él y la sua familia que nun saben nada, hasta que llega un momentu de griesca, dánle una badana, cuando está nel suelu, llevántese y lláncele al cristal del coche una barra que l’accidenta y muerre escontra una columna.

Arrecíse mui dolíu, va al cura del barriu, fala con él, contándole la situación, a lu que l’aconseya, que nun s’entregue a la policía, que se calle sinon le viú naide.

Asina, acaba bien, con una buena fiesta y el disgustu del cuñau en participar nesta gayola enzoladora.