quarta-feira, 22 de agosto de 2018

LA ECONOMÍA DE MERCAU ACABA COLOS CAMPUSINOS

Cuando los mandonguiadores de las OPAs (sinticatos agrarios) escupiñan escontra los llobos y por más, emputian contra falsos mitos; entoñan la rialidá que nun quieren enzolar, pos ellos tienen los propios sous intereses económicos nesta economía.
La fin de los campusinos llega cuando son los que viven nel campu, dan de comer al campu, mientras la economía de mercau arroñan los sous morrales, muerden las suas manos, y axagan la gorja.
Si queremos un campu vivu, ensin fuegos, debemos tener trabayadores del campu que vivan dignamente con un sueldu necesariu.
Nesto, la agricultura ecolóxica y ganadería estensiva facen un papel fundamental.

CRARAMENTE, LA DESPOBLACIÓN YE DALGU POSITIVU, PA L’AGRICULTURA DEL FUTURU.


Cuando la única agricultura que se fomenta ye la de las macroesplotaciones ganaderas, l’agricultura tresxénica, a mayores d’outras costruciones que se facen cumo basureros radiactivos, etc.
Pa todas estas infraestructuras nun precisan de pobración rural, inclusu apurrian pos siempre son posibres rezungadores de todu lo que quieren mandonguíar. Mas tenemos que deprender que ensin el sobrizu de la pobración urbana, nun podremos apañar el nuesu oxetivu.
Debemos tener en cuenta, que si queremos un campu vivu, unas aldeias con xente, debemos refugalas.
Pos el futuru nun pué vinir por equí, con estas brimes.

EL ENCHIZU DE SER PARQUE NATURAL.

Lo que podría ser una biendichosu, muda d’arte, viendo cumo nun cría emplegu, nin infraestructuras novedosas, nin carreteras decentes. Solo ponen pegas, multas y lladríos dende la Capital.
Esi ayuntamientu de Galende que fui arroñau pol anterior alcalde, sofre una deuda que nun debería pagar, y está pagándolu a escote los vecinos cola escasez. Mientras que los responsables superiores del partíu del qu’estaba d’alcalde, nun quieren saber nada de responsabilidades.
Está demostrau que dalgu positivu como puede ser un amparu natural, los de la ciudá tórnala a desgracia a quien le toque, pos nos momentos difíciles, llávanse las manos.
Los de la Capital solo usan la naturaleza, pa esperriar la sua basura y llimpar la sua conciencia, del sou interés económicu y partidista. Viendo esto, entovía tienen la caradura de pedricar lo bondosu del parque natural.

A LA MADRE D’UN LLUCHADOR.

Madre que nun puedes ver al tou fiyu.
El nunca t’esqueiza.
Tiago siempre te remembrará, cumo la muyer que l’acompaña nel enrecuerdo, por muchu que los boqueras lo impidan, y abusen del sou poder.
El siempre estará contigu, estés onde estés.