terça-feira, 27 de fevereiro de 2018

ABRAZOS A VALTONIC



Compañeiru, harmanu, nun nos debemos esqueicer que la tua llucha seya inutil.
Xente cumo tu, cumo tantos outros que cola sua palabra enrecuerdan a todos que la inxusticia nun puede ser amalletada, atumbiada polas mentiras de la prensa monopolista y facista.
Las llibertades nun se ruegan, apáñanse con sacrificiu, tol sacrificiu que sofren los presos políticos que fueron y están aislaos, encarcelaos, y muchos outros que fueron muertos na griesca, que dieron la sua vida material y temporal pa nun ver la revolución, el socialismu y la democracia obreira, mas l’aberruntaron pa qu’outras nuevas xeneraciones l’atroparan.
Tolos qu’escrebimos regular ou mal, tenemos contigu miedu, ante los verdugos que patian caprichosamente pola Moncloa, la Zarzuela, mientras esfrutan de la opresión y el mandonguíu.

EL FRACASU DEL CAPITALISMU INDUSTRIAL.


Hai dalgu estenu, qu’onde vivimos, la revolución industrial fuí un fracasu.
La concentración de capitales queidaron en ciudades mui allonxadas a la provincia de Zamora. La industria que ye la que tiraba del desendolque del capitalismu, concentróse en zonas cumo Cataluña, Pais Vascu y Madrí, precipalmente nas primeiras.
Muchu más tarde, ye cuando llegóu la industria a las comunidades autónomas cumo Galicia, Castiella y Llión y Asturias, y en llugares mui concretos, cumo Vigo, Valladolí y Avilés, y bien entraos nel sieglu XX.
Todu esto fizóu que la despobración de las tierras llionesas fuera catastróficu y profundizóu indas que la industria artesana ou manufacturera esfungara y el sector primariu tresformárase nuna agroindustria capitalista, con esplotaciones intensivas, que nun cudia del mediu ambiente nin del bienestar social.
Asina, nos queidamos con unas aldeyas esqueicidas que solo interesan pa ser apañadas a los intereses monopolistas, cumo’l AVE, producción elétrica, minería, lu que se llama
Hai dalgu estenu, qu’onde vivimos, la revolución industrial fuí un fracasu.
La concentración de capitales queidaron en ciudades mui allonxadas a la provincia de Zamora. La industria que ye la que tiraba del desendolque del capitalismu, concentróse en zonas cumo Cataluña, Pais Vascu y Madrí, precipalmente nas primeiras.
Muchu más tarde, ye cuando llegóu la industria a las comunidades autónomas cumo Galicia, Castiella y Llión y Asturias, y en llugares mui concretos, cumo Vigo, Valladolí y Avilés, y bien entraos nel sieglu XX.
Todu esto fizóu que la despobración de las tierras llionesas fuera catastróficu y profundizóu indas que la industria artesana ou manufacturera esfungara y el sector primariu tresformárase nuna agroindustria capitalista, con esplotaciones intensivas, que nun cudia del mediu ambiente nin del bienestar social.
Asina, nos queidamos con unas aldeyas esqueicidas que solo interesan pa ser apañadas a los intereses monopolistas, cumo’l AVE, producción elétrica, minería, lu que se llama extractivismu, y que nun cria emplegu nin pal presente, nin pal futuru.
Rialmente, este capitalismu nin el reximé quiso nin quier invertir en industria nin una agricultura estensiva que criara emplegu nel campu pa que menguara los efectos de la emigración contra las ciudades.
Asina siguimos, amampaos.
extractivismu, y que nun cria emplegu nin pal presente, nin pal futuru.
Rialmente, este capitalismu nin el reximé quiso nin quier invertir en industria nin una agricultura estensiva que criara emplegu nel campu pa que menguara los efectos de la emigración contra las ciudades.
Asina siguimos, amampaos.

terça-feira, 13 de fevereiro de 2018

LA HESTORIA NEL CINE SOCIAL

Ken Loach sabe mui contar y cumo contar, con hestorias bien simples pero cercanas a los problemas sociales, la ideoloxía dominante, y la dialética.

Pero también, trata de temas nun tan sociales, sinon hestóricas y nacionales, como en “El vientu qu’acucha la cebada”, que describe la llucha social y guerrillera de los irlandeses escontra los británicos a escomienzos del S.XX, pa independizase.

Nesta griesca, plantian dudas esistenciales y éticas na llucha violenta, cumo’l casu del fusilamientu d’un amigu de l’aldea colaboracionista de los británicos pa conseguir un favor del terrateniente, a lo que se plantía que mui importante, ou muchu tien que valir esta llucha, pa tener que matar a un amigu, qu’amás yera menor d’edá.

Cuando apañan la independencia d’aquel xeitu, nun de tola isla, muéstrase outro problema, que siempre estuvo ellí, pero que s’entoñaba pola cuestión nacional, cumo ye la cuestión social, la desigualdá, y nun extremu fatal, la fame.

Por todu esto, una parte de la guerrilla, nun suelta las armas, y sigue escontra los sous propios compatriotas, que queidan nas fuerzas armadas, policiales del nuevu Estau irlandés, pa buscar el caminu al socialismu, cumo plantiaba James Connolly, cumo lu mentaban nun discursu socialista irlandés:

“Si mañana esperriais al exércitu inglés y llevantáis la bandeira verde sobre’ll Castiellu de Dublín, a menos qu’emprendáis l’organización de una república socialista, todos los vuesas xixas serán en vanu.

Hai muchísimas escenas, muchísimas caraterizaciones nel sou cine, de la rutina, de momentos importantes, y d’estratos obreiros cumo inmigrantes, ferroviarios, subproletariau, maltratu a menores, alcoholismu, drogas…

LA RELIXÓN NEL CINE SOCIAL

 

Nun ye la primeira vé que critica al catolicismu, cumo una relixón mui retrógrada, reaccionaria, intolerante y zarria, mandonguiadora de las vidas ayenas y conciencia de la crase obreira.

Criticando a la relixón, hai una película mui dura, que se llama “Lloviendo piedras”, si non me confundo, nella, trátase de cumo una familia obreira, tien a la sua fia n’edá de facer la primeira comunión, mas s’alcuentran ensin perras pa celebralu a todu lu altu, anda nel paru, busca trabayos y nun los atopa, y a pesar de qu’el sou cuñau, un sindicalista, tenta convencele que todu esto de la relixón ye cuentu, el nun fa casu, y pide un préstamu arroñoso a un prestamista del barriu, colo qu’escomienza apriguerar la fiesta, pero llega’l momentu nel qu’el prestamista le pide las perras, y el nun las tien, ye acosau él y la sua familia que nun saben nada, hasta que llega un momentu de griesca, dánle una badana, cuando está nel suelu, llevántese y lláncele al cristal del coche una barra que l’accidenta y muerre escontra una columna.

Arrecíse mui dolíu, va al cura del barriu, fala con él, contándole la situación, a lu que l’aconseya, que nun s’entregue a la policía, que se calle sinon le viú naide.

Asina, acaba bien, con una buena fiesta y el disgustu del cuñau en participar nesta gayola enzoladora.

terça-feira, 6 de fevereiro de 2018

L'AMOR NEL CINE SOCIAL

La verdá ye que ye entallante’l cine de Ken Loach, nun solo polo artísticu, sinon también polo que cuenta, con escenas chocantes y significativas de la vida, la rutina de los obreiros y los sous barrios, con una dialética en muchos momentos qu’amuestran las retrucas y retolicas qu’asoceden na vida diaria.

Siempre busca figuras arquetípicas que puedan servir de modelu, y ser identificaos, anque envéde estar anguañu, atópanse na guerra civil española, na guerra d’independencia d’Irlanda ou na Nicaragua Sandinista.

Mas quiciás, lu que menos se le valora ye la importancia que le da al amor, d’un xeitu mui natural y social.

Sobre relaciones amorosas, tien una película que se llama “Solo un beisu”, nesta, trata de cumo un rapá d’orixe familiar pakistaní, mui tradicional musulmana, inamórase escontra la sua familia y el sou entornu cultural, d’una separada -que naide pescudaba- maestra de música de la sua hermana, nuna escuela de monxas católicas. Lu que arrecada muchos ataques.

Cuando se fá pubricu esta relación, la familia dél, quier que la abandone y casése en conveniencia. Por parte d’ella, atartállanla pa que lu deixe, pos ye musulmán, y amás está casada.

Drento d’este contestu, entre ellos hai muchos conflictos personales, cumo en toda pareya, que s’agudizan colas suas diferiencias de procedencia cultural, hestórica, etc.

Mas, a la final, l’amor trunfa, pero non cumo se plantía en Hollywood, sinon resumíu nuna frase, que se quieren mientras se quieran, y lluchan pol amor, un amor que se llaboran, pero que nun tien porque ser interminable, nin de cuentu de fadas. El amor por sí mesmu, pol sou deseyu d’estar uñíos.

sábado, 3 de fevereiro de 2018

YOU SOI UN TRABAYADOR

Ken Loach, ye unu de los cineastas más importantes del sieglu XX, y agora d’escomienzos del XXI, anque yá se retira.

Col sou cine, retrata concienzudamente la sociedá británica, y neso está, una de los últimas “You, Daniel Blake”, nesta trata d’un home entrau en años, que trabayaba na construcción, entiendo que d’encofrador, pos la sua pasión yera la carpintería.

Dále un infartu, y atópase aviau, pos por un llau nun le quieren dar los servicios d’emplegu, el subsidiu d’enfermedá, anque le trascribe los médicos que nun pué trabayar, qu’el sou corazón está mui enfermu.

Tien dir a la uficina del paru, atópase con una muyer y los sous fiyos, que por llegar un poucu tarde a la entrevista, quítanle’l subsidiu social temporalmente, entre medias, nun tien sobrizu dalgún, colo que se mete nos servicios sociales, a recebir alimentos, pero tien que pagar l’allugamientu y los servicios básicos de lluz, pos viven ensin llectricidá, polo que acaba trabayando na prostitución.

El, Daniel, al entrar cumo demandante d’emplegu, pa conseguir una ayuda, hasta que consiga llegar a xuiciu pa conseguir un subsidiu de discapacidá, tien que facer el teatru de facer que fá, buscando un trabayu, enzolando que busca trabayu, amás, tien que facer tola burocracia por interné, dalgu que nun domina. Él que ye un analfabetu nas nuevas tecnoloxías, ye incapá y tienen que lu facer unos vecinos rapaces suyos.

Estos rapaces vecinos suyos, envéde trabayar, por onde cobran una migaya, prefieren dedicase al trapicheu de ropas falsificadas de China, que ganan más, trabayando menos, perdiendo l’arguyu de la xeira obreira.

Cumo nun quier facer teatru, cumo le piden dende los servicios d’emplegu, arreñiega y pierde’l subsidiu, queida na probeza y tien que vender tolas suas pertenencias de la casa.

A la final, llega el xuiciu, paez que todu va bien, mas está mui nerviosu, va’l serviciu, a la final, dále un infartu y muerre.

Tien un funeral de cuitadicos, con mui poucos amigos que l’enrecuerde, pero todos mui amurniaos, tanto pola sua muerte, cumo pol sou heriedu, que por escribíu queida, y que diba a llier nel xuiciu, aproclamando qu’el enantes que nada yera una persona.

LOS ETERNOS NOVIOS.

 

Estoi enrecordándo muchu la película “El Pisito”, nel qu’el protagonista (Jose Luis López Vázquez) y la sua muyer yeran los eternos novios, neste casu, ella estaba amargada porque se le pasaba la mocedá y nun se casaba, y salía de la casa de la sua hermana, cola que compartía pisu con tola sua familia política y sobrinos, que cadavé yeran más, y cadavé le forzaban más y más pa que marchara.


Craramente, hai muchos padres que tiene n’acoyida ensin visos de fin, ensin retolicar a los sous fiyos bien mayores, y fá qu’estos s’amanien a las pequeiñas xeiras qu’apañan, compriendo pa los sous propios gastos independientes ou caprichos, queidando repantingaos na comodidá casera.


Todu esto nun ye nengúna novedá, ye dalgu qu’estaba asocediendo dende muchu enantes. Daquella, dende los ochenta, col progresivu empeoramientu de las condiciones llaborales que se tapaban, escurecíanse y ocultábanse, mediante una relax nas normas sociales, sesuales y familiares, nun consumismu de mercancías innecesarias, ou nun de primeira necesidá, mientras la vivienda, diba queidando apartada nun tiempu indefiníu.


Yá, enantes d’esta crisis, nel momentu de mayor especulación, cuando’l preciu chubían polas nubes, y que con mil euros facíase mui difícil ou imposibre pagar una vivienda en treinta ou cuarenta años, paecía qu’había gayola na economía, qu’estaba criaba emplegu, y había un paru muy baxu del anguañu.


Cumo se vía que la compra de la vivienda yera a mui llargu prazu, la xente también quería esfrutar durante esos 30 ou 40 años de la “sociedá del ociu”, de la “sociedá de la información y nuevas tecnoloxías”, nuna sociedá de consumu con cadavé más modernidades. Cumo nun aprovechalos.


Asína está, y mientras, unos poucos predicaban nel desiertu, cuando ciertos movimientos de “masas” esfungáronse, cumo l’antimili. L’exércitu, agora profesional, amostróse más imperialista, ensin enviscar grandes y duraderas batumberas, nin fungas, a escepción de la guerra d’Iraq, y la outra griesca, cumo’l “nunca mais” del gallipote. Pero que siempre fueron más voluntaristas, ciudadanistas, qu’obreiras y riquirientes de democracia y llibertá.